11
Mar
Todo lo que necesitas saber sobre eslingas

Si trabajas a menudo con cargas pesadas, seguro que en tu día a día no faltan las eslingas.

Se trata de cintas especialmente diseñadas para sujetar o elevar de forma cómoda y segura materiales en centros de trabajo, trabajos exteriores o transporte.

Somos fabricantes y contamos con productos homologados y etiquetados conforme a la norma. Para elaborar nuestros productos, sólo confiamos en los fabricantes con más prestigio del sector con el fin de poner el mejor producto confeccionado a su disposición.

En función del tipo de trabajo o carga puedes usar un tipo de eslinga u otro. Básicamente existen dos finalidades: elevación y trincaje. Para elevación se usan eslingas con extremos en forma de ojal que permiten elevar y manejar la carga en distintas posiciones con ayuda de una grúa. Tendremos muy en cuenta la carga de trabajo límite requerida en este tipo de cintas. Para el trincaje se usan con accesorios que permitan la sujección de cargas.

Las cinta de trincaje no se pueden usar para elevación y viceversa. Siempre debemos seleccionar la eslinga en función de las necesidades y de la carga que queremos mover. Por ejemplo, si la usamos para amarre, debemos tener en cuenta tanto la carga a asegurar como la capacidad de amarre que requiere. No debemos olvidar factores como el tamaño, peso y forma de la carga así como el método de uso previsto y el medio de transporte. 

Es muy importante que la eslinga tenga la resistencia necesaria en función de la carga para evitar así posibles roturas o accidentes. Una eslinga tiene más de un uso, de hecho, puede usarse tantas veces como lo permita su vida útil pero es necesario tener en cuenta algunos consejos de mantenimiento para alargar esa vida útil. Es imprescindible revisarla antes de su utilización y comprobar que no presenta zonas rotas o descosidas.